Posts filed under ‘Desinfection and Sterilization’

REVIEW – Perioperative Considerations in Urgent Surgical Care of Suspected and Confirmed COVID-19 Orthopaedic Patients: Operating Room Protocols and Recommendations in the Current COVID-19 Pandemic

J Am Acad Orthop Surg. June 2020 V.28 N.11 P.451-463

Mohamed E. Awad, MD

Jacob C.L. Rumley, DO

Jose A. Vazquez, MD, FACP, FIDSA

John G. Devine, MD, FAOA

From the Hull College of Business, Augusta University (Dr. Awad), the Department of Orthopedic Surgery,

Medical College of Georgia, Augusta University (Dr. Awad, Dr. Rumley, and Dr. Devine), the Division of Infectious Diseases, Department of Medicine, Medical College of Georgia, Augusta University (Dr. Vazquez), and Antimicrobial Stewardship Service, Augusta University (Dr. Vazquez), Augusta, GA.

By April 7, 2020, severe acute respiratory syndrome coronavirus 2 was responsible for 1,383,436 confirmed cases of Coronavirus disease 2019 (COVID-19), involving 209 countries around the world; 378,881 cases have been confirmed in the United States. During this pandemic, the urgent surgical requirements will not stop. As an example, the most recent Centers of Disease Control and Prevention reports estimate that there are 2.8 million trauma patients hospitalized in the United States. These data illustrate an increase in the likelihood of encountering urgent surgical patients with either clinically suspected or confirmed COVID-19 in the near future. Preparation for a pandemic involves considering the different levels in the hierarchy of controls and the different phases of the pandemic. Apart from the fact that this pandemic certainly involves many important health, economic, and community ramifications, it also requires several initiatives to mandate what measures are most appropriate to prepare for mitigating the occupational risks. This article provides evidence-based recommendations and measures for the appropriate personal protective equipment for different clinical and surgical activities in various settings. To reduce the occupational risk in treating suspected or confirmed COVID-19 urgent orthopaedic patients, recommended precautions and preventive actions (triage area, emergency department consultation room, induction room, operating room, and recovery room) are reviewed….

FULL TEXT

https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/32282441/

June 24, 2020 at 3:18 pm

Clinical characteristics of 24 asymptomatic infections with COVID-19 screened among close contacts in Nanjing, China.

Sci China Life Sci. March 4, 2020 

Hu Z1,2, Song C2,3, Xu C4, Jin G2,3, Chen Y1, Xu X2, Ma H2,3, Chen W5, Lin Y6, Zheng Y7, Wang J2, Hu Z8, Yi Y9, Shen H2,3.

Estudios anteriores han mostrado características clínicas de pacientes con COVID-19 y la evidencia de transmisión de persona a persona. Se dispone de datos limitados para infecciones asintomáticas.

El objetivo de este estudio es presentar las características clínicas de 24 casos con infección asintomática analizados a partir de contactos cercanos y mostrar el potencial de transmisión de portadores asintomáticos del COVID-19.

Realizaron investigaciones epidemiológicas entre todos los contactos cercanos de pacientes con COVID-19 (o casos sospechosos) en Nanjing, provincia de Jiangsu del 28/enero al 9/febrero/20, tanto en la clínica como en la comunidad.

Los portadores asintomáticos fueron confirmados por laboratorio como positivos para el virus COVID-19 al analizar el ácido nucleico de las muestras de hisopados naso-faríngeos.

Revisaron registros clínicos, evaluaciones de laboratorio y TAC de tórax.

Como resultado, ninguno de los 24 casos asintomáticos presentó síntomas obvios durante la detección de ácido nucleico.

5 casos (20.8%) desarrollaron síntomas (fiebre, tos, fatiga, etc.) durante la hospitalización.

12 casos (50.0%) presentaron en la TAC imágenes típicas de vidrio esmerilado y

5 casos (20.8%) presentaron en la TAC sombreado de rayas en los pulmones.

7 casos restantes (29,2%) tuvieron una TAC normal y no presentaron síntomas durante la hospitalización.

Estos 7 casos fueron más jóvenes (edad media: 14.0 años; P = 0.012) que el resto.

Ninguno de los 24 casos desarrolló neumonía grave por COVID-19 ni falleció.

La mediana del período transmisible, definido como el intervalo desde el 1er día de test positivo rt-PCR hasta el 1er día de test molecular negativos fue de 9,5 días (hasta 21 días entre los 24 casos asintomáticos).

A través de la investigación epidemiológica, observaron una transmisión asintomática típica a los miembros convivientes de la familia, lo que incluso causó neumonía grave por COVID-19.

En general, los portadores asintomáticos identificados a partir de contactos cercanos eran propensos a estar levemente enfermos durante la hospitalización.

Sin embargo, el período transmisible podría ser de hasta 3 semanas y los convivientes podrían desarrollar una enfermedad grave.

Estos resultados destacaron la importancia del rastreo de contactos cercanos y la vigilancia longitudinal a través de test moleculares.

Se pueden hacer recomendaciones adicionales de aislamiento y tests de rt-PCR a pacientes dados de alta.

PDF

https://link.springer.com/content/pdf/10.1007/s11427-020-1661-4.pdf

April 19, 2020 at 8:33 pm

Characteristics of Health Care Personnel with COVID-19 — United States, February 12–April 9, 2020

MMWR April 14, 2020 V.69

¿Qué se sabe sobre este tema?

Hay información limitada disponible sobre las infecciones por COVID-19 entre los trabajadores de la salud  (TdS) de EEUU.

¿Qué agrega este informe?

De los 9,282 casos de COVID-19 de EEUU notificados entre los TdS la edad promedio fue: 42 años, y el 73% eran mujeres, lo que refleja estas distribuciones entre la fuerza laboral.

Los pacientes TdS informaron contacto con pacientes con COVID-19 en entornos de atención médica, hogar y comunidad.

La mayoría de los pacientes TdS no fueron hospitalizados, sin embargo, se informaron resultados graves, incluida la muerte, en todos los grupos de edad.

¿Cuáles son las implicaciones para la práctica de la salud pública?

Es fundamental garantizar la salud y la seguridad de los TdS, tanto en el trabajo como en la comunidad. Mejorar la vigilancia a través de informes rutinarios de ocupación e industria no solo beneficia a TdS, sino a todos los trabajadores durante la pandemia de COVID-19.

FULL TEXT

https://www.cdc.gov/mmwr/volumes/69/wr/mm6915e6.htm?s_cid=mm6915e6_e&deliveryName=USCDC_921-DM25829

PDF

https://www.cdc.gov/mmwr/volumes/69/wr/pdfs/mm6915e6-H.pdf

April 14, 2020 at 8:20 pm

2020/03/26 Nubes de gas turbulentas y emisiones de patógenos respiratorios

nder cómo se transmiten las enfermedades infecciosas respiratorias es urgente e imprescindible para una prevención racional y científica

Introducción

El brote actual de COVID-19 demuestra vívidamente la carga que imponen las enfermedades infecciosas respiratorias en un mundo íntimamente conectado.

Se han implementado políticas de mitigación y contención sin precedentes en un esfuerzo por limitar la propagación de COVID-19, incluidas restricciones de viaje, detección y evaluación de viajeros, aislamiento y cuarentena, y cierre de escuelas.

Un objetivo clave de tales políticas es disminuir los encuentros entre individuos infectados e individuos susceptibles y desacelerar la tasa de transmisión.

Aunque tales estrategias de distanciamiento social son críticas en el momento actual de la pandemia, puede parecer sorprendente que la comprensión actual de las vías de transmisión de persona a persona en enfermedades infecciosas respiratorias se base en un modelo de transmisión de enfermedades desarrollado en la década de 1930 que, según los estándares modernos, parece demasiado simplificado.

La implementación de recomendaciones de salud pública basadas en estos modelos más antiguos puede limitar la efectividad de las intervenciones propuestas.

Comprensión de la transmisión de enfermedades infecciosas respiratorias

En 1897, Carl Flügge demostró que los patógenos estaban presentes en gotas espiratorias lo suficientemente grandes como para asentarse alrededor de un individuo infectado.

Se pensó que la “transmisión de gotitas” por contacto con la fase líquida expulsada e infectada de las gotitas era la vía principal para la transmisión respiratoria de enfermedades.

Esta opinión prevaleció hasta que William F. Wells se centró en la transmisión de la TBC en la década de 1930 y dividió las emisiones de gotitas respiratorias en gotitas “grandes” y “pequeñas”.

Según Wells, se emiten gotas aisladas al exhalar.

– Las gotas grandes se depositan más rápido de lo que se evaporan, contaminando la vecindad inmediata del individuo infectado.

– En contraste, las pequeñas gotas se evaporan más rápido de lo que se asientan.

En este modelo, a medida que las pequeñas gotas pasan de las condiciones cálidas y húmedas del sistema respiratorio al ambiente exterior más frío y seco, se evaporan y forman partículas residuales hechas del material seco de las gotas originales.

Estas partículas residuales se denominan núcleos de gotitas o aerosoles.

Estas ideas dieron como resultado una clasificación divisoria entre gotas grandes vs pequeñas, o gotas vs aerosol, que luego pueden mediar la transmisión de enfermedades respiratorias.

Las estrategias de control de infección se desarrollaron en función de si una enfermedad infecciosa respiratoria se transmite principalmente a través de la vía de gotitas grandes o pequeñas.

La división entre  gotas grandes y pequeñas sigue siendo el núcleo de los sistemas de clasificación de las rutas de transmisión de enfermedades respiratorias adoptadas por la OMS y otros centros, como los CDC.

Estos sistemas de clasificación emplean varios cortes arbitrarios de diámetro de gota, de 5 a 10 μm, para clasificar la transmisión de persona a persona como gotas o rutas de aerosol.1

Dicha división continúa bajo la gestión actual del riesgo, las principales recomendaciones y la asignación de recursos para la gestión de la respuesta asociado con el control de infecciones, incluso para COVID-19.

Incluso cuando se aplicaron políticas de máxima contención, la rápida propagación internacional de COVID-19 sugiere que el uso de límites de tamaño de gota arbitrarios puede no reflejar con precisión lo que realmente ocurre con las emisiones respiratorias, posiblemente contribuyendo a la ineficacia de algunos procedimientos utilizados para limitar la propagación de enfermedades respiratorias .

Nuevo modelo para emisiones respiratorias

Un trabajo reciente ha demostrado que las exhalaciones, los estornudos y la tos no solo consisten en gotas muco-salivares que siguen trayectorias de emisión semibalísticas de corto alcance, sino que, principalmente, están formadas por una nube de gas turbulento multifásico (puff) que atrapa el aire ambiental y transporta un continuo de tamaños de gotas.

La atmósfera localmente húmeda y cálida dentro de la nube de gas turbulento permite que las gotas contenidas evadan la evaporación durante mucho más tiempo que lo que ocurre con las gotas aisladas.

En estas condiciones, la vida útil de una gota podría extenderse considerablemente por un factor de hasta 1000, de una fracción de segundo a minutos.

Debido al impulso hacia adelante de la nube, las gotas portadoras de patógenos se impulsan mucho más lejos que si se emitieran en forma aislada sin que una nube de nubes turbulentas las atrapara y las llevara hacia adelante.

Dadas las diversas combinaciones de la fisiología y las condiciones ambientales de un paciente individual, como la humedad y la temperatura, la nube de gas y su carga útil de gotitas patógenas de todos los tamaños pueden viajar de 23 a 27 pies (7-8 m) .3,4

Es importante el rango de todas las gotas, grandes y pequeñas, se extiende a través de su interacción y atrapamiento dentro de la nube de gas turbulento, en comparación con el modelo de gota dicotomizado comúnmente aceptado que no tiene en cuenta la posibilidad de una nube de gas caliente y húmedo.

Además, a lo largo de la trayectoria, las gotas de todos los tamaños se asientan o se evaporan a velocidades que dependen no solo de su tamaño, sino también del grado de turbulencia y velocidad de la nube de gas, junto con las propiedades del entorno (temperatura, humedad y flujo de aire).

Las gotas que se asientan a lo largo de la trayectoria pueden contaminar las superficies, mientras que el resto permanece atrapado y agrupado en la nube en movimiento.

Finalmente, la nube y su carga útil de gotas pierden impulso y coherencia, y las gotas restantes dentro de la nube se evaporan, produciendo residuos o núcleos de gotas que pueden permanecer suspendidos en el aire durante horas, siguiendo los patrones de flujo de aire impuestos por la ventilación o los sistemas de control climático.

La evaporación de gotitas cargadas de patógenos en fluidos biológicos complejos es poco conocida. El grado y la velocidad de evaporación dependen en gran medida de la temperatura ambiente y las condiciones de humedad, pero también de la dinámica interna de la nube turbulenta junto con la composición del líquido exhalado por el paciente.

Un informe de 2020 de China demostró que las partículas del SARS-CoV-2 se podían encontrar en los sistemas de ventilación en habitaciones de hospital de pacientes con COVID-19.5.

Encontrar partículas de virus en estos sistemas es más consistente con el modelo turbulento, la hipótesis de la nube de gas de transmisión de la enfermedad que con el modelo dicotómico porque explica cómo las partículas de virus viables pueden viajar largas distancias desde los pacientes. Se desconoce si estos datos tienen implicaciones clínicas con respecto a COVID-19.

Implicaciones para la prevención y precaución

Aunque ningún estudio ha evaluado directamente la biofísica de las gotas y la formación de nubes de gas para pacientes infectados con SARS-CoV-2, pueden aplicarse a este patógeno varias propiedades de la nube de gas exhalado y la transmisión respiratoria. De ser así, esta posibilidad puede influir en las recomendaciones actuales destinadas a minimizar el riesgo de transmisión de la enfermedad.

En las últimas recomendaciones de la OMS para COVID-19, se aconseja al personal de atención médica y otro personal que se mantengan a una distancia de 3 pies (1 m) y 6 pies (2 m) de una persona que presente síntomas de enfermedad, como tos y estornudos.

Los CDC recomiendan una separación de 6 pies (2 m) 7,8.

Sin embargo, estas distancias se basan en estimaciones de alcance que no han considerado la posible presencia de una nube de alto momento que transporta las gotas a largas distancias. Dado el modelo dinámico de nube turbulenta las recomendaciones para separaciones de 3 a 6 pies (1-2 m) pueden subestimar la distancia, la escala de tiempo y la persistencia sobre la que viaja la nube y su carga patógena, generando así un rango de exposición potencial subestimado para un trabajador de la salud.

Por estas y otras razones, el uso del EPP adecuado es de vital importancia para los trabajadores de la salud que atienden a pacientes que pueden estar infectados, incluso si están a más de 6 pies de distancia del paciente.

La dinámica de la nube de gas turbulento debería influir en el diseño y el uso recomendado de máscaras quirúrgicas y de otro tipo. Estas máscaras se pueden usar tanto para controlar la fuente (es decir, reducir la propagación de una persona infectada) como para proteger al usuario (es decir, prevenir la propagación a una persona no afectada).

La eficacia protectora de las máscaras N95 depende de su capacidad para filtrar el aire entrante de los núcleos de gotas en aerosol. Sin embargo, estas máscaras solo están diseñadas para un cierto rango de condiciones ambientales y locales y una duración limitada de uso.9

La eficacia de la máscara como control de la fuente depende de la capacidad de la máscara para atrapar o alterar la emisión de nubes de gas de alto momentum con sus agentes patógenos. carga útil. Las velocidades pico de exhalación pueden alcanzar hasta 33 a 100 pies por segundo (10-30 m/s), creando una nube que puede abarcar aproximadamente 23 a 27 pies (7-8 m).

Las máscaras protectoras y de control de fuente, así como otros equipos de protección, deben tener la capacidad de resistir repetidamente el tipo de nube de gas turbulento multifásico de alto momentum que puede ser expulsada durante un estornudo o tos y la exposición de ellos. Las máscaras quirúrgicas y N95 utilizadas actualmente no se prueban para estas características potenciales de emisiones respiratorias.

Existe la necesidad de comprender la biofísica de la transmisión de enfermedades respiratorias de huésped a huésped que explica la fisiología, la patogénesis y la propagación epidemiológica de la enfermedad en el huésped.

La rápida propagación de COVID-19 resalta la necesidad de comprender mejor la dinámica de la transmisión de enfermedades respiratorias al caracterizar mejor las rutas de transmisión, el papel de la fisiología del paciente en su configuración y los mejores enfoques para el control de la fuente para mejorar potencialmente la protección de los trabajadores de primera línea y evitar que la enfermedad se propague a los miembros más vulnerables de la población.

SOURCE

JAMA. March 26, 2020.

Turbulent Gas Clouds and Respiratory Pathogen Emissions

Lydia Bourouiba, PhD

FULL TEXT

https://jamanetwork.com/journals/jama/fullarticle/2763852

PDF (CLIC en PDF)

April 11, 2020 at 8:23 pm

Letter – Stability of SARS-CoV-2 in different environmental conditions

LANCET April 2, 2020

Anteriormente informamos la detección del SARS-CoV-2 en diferentes muestras clínicas.

Este coronavirus se puede detectar en diferentes superficies en un sitio contaminado.

Aquí, informan la estabilidad del SARS-CoV-2 en diferentes condiciones ambientales.

PDF

https://www.thelancet.com/action/showPdf?pii=S2666-5247%2820%2930003-3

April 4, 2020 at 11:56 am

Letter – Stability of SARS-CoV-2 in different environmental conditions.

LANCET April 2, 2020

Anteriormente informamos la detección del SARS-CoV-2 en diferentes muestras clínicas.

Este coronavirus se puede detectar en diferentes superficies en un sitio contaminado.

Aquí, informan la estabilidad del SARS-CoV-2 en diferentes condiciones ambientales.

PDF

https://www.thelancet.com/action/showPdf?pii=S2666-5247%2820%2930003-3

 

April 4, 2020 at 11:30 am

REVIEW – Persistence of coronaviruses on inanimate surfaces and their inactivation with biocidal agents.

J Hospital Infect. March 2020 V.104 N.3 P.246–251.

Kampf G,Todt D, Pfaender S, Steinmann E.

Actualmente, la aparición de un nuevo coronavirus humano, SARS-CoV-2, se ha convertido en un problema de salud global que causa infecciones graves del tracto respiratorio en humanos.

Las transmisiones de persona a persona se han descrito con tiempos de incubación de entre 2 y 10 días, lo que facilita su propagación a través de gotas, manos o superficies contaminadas.

Por lo tanto, revisaron la literatura sobre toda la información disponible sobre la persistencia de coronavirus humanos y veterinarios en superficies inanimadas, así como las estrategias de inactivación con agentes biocidas utilizados para la desinfección química, p. ej. en instalaciones sanitarias.

El análisis de 22 estudios revela que los coronavirus humanos como el coronavirus del Síndrome Respiratorio Agudo Severo (SARS), el coronavirus del Síndrome Respiratorio del Medio Oriente (MERS) o los coronavirus humanos endémicos (HCoV) pueden persistir en superficies inanimadas como metal, vidrio o plástico por hasta 9 días, pero se puede inactivar eficientemente mediante procedimientos de desinfección de superficie con:

etanol al 62–71%,

peróxido de hidrógeno al 0.5% o

hipoclorito de sodio al 0.1% en 1 minuto.

Otros agentes biocidas como el cloruro de benzalconio al 0.05–0.2% o el digluconato de clorhexidina al 0.02% son menos efectivos.

Como no hay terapias específicas disponibles para el SARS-CoV-2, la contención temprana y la prevención de una mayor propagación serán cruciales para detener el brote en curso y controlar este nueva infección.

FULL TEXT

https://www.journalofhospitalinfection.com/article/S0195-6701(20)30046-3/fulltext

PDF (CLIC en PDF)

 

April 4, 2020 at 10:34 am

COVID-19 Illness in Native and Immunosuppressed States – A Clinical-Therapeutic Staging Proposal

Journal of Heart and Lung Transplantation March 2020

Hasan K. Siddiqi MD, MSCR , Mandeep R. Mehra MD, MSc

The onslaught of severe acute respiratory syndrome coronavirus 2 (SARS-CoV-2) associated coronavirus disease 2019 (COVID-19) has gripped the world in a pandemic and challenged the culture, economy and healthcare infrastructure of its population. It has become increasingly important that health systems and their clinicians adopt a universal consolidated framework to recognize the staged progression of COVID-19 illness in order to deploy and investigate targeted therapy likely to save lives. The largest report of COVID-19 from the Chinese Centers for Disease Control and Prevention summarized findings from 72, 314 cases and noted that while 81% were of a mild nature with an overall case fatality rate of 2.3%, a small sub-group of 5% presented with respiratory failure, septic shock and multi-organ dysfunction resulting in fatality in half of such cases, a finding that suggests that it is within this group that the opportunity for life saving measures may be most pertinent….

FULL TEXT

https://www.jhltonline.org/article/S1053-2498(20)31473-X/fulltext?mobileUi=0

PDF

https://www.jhltonline.org/article/S1053-2498(20)31473-X/pdf

 

March 29, 2020 at 10:58 am

Persistence of coronaviruses on inanimate surfaces and their inactivation with biocidal agents

Journal of Hospital Infection March 2020 V.104 P.246-251

Kampf a, *, D. Todt b, S. Pfaender b, E. Steinmann b

a University Medicine Greifswald, Institute for Hygiene and Environmental Medicine, Ferdinand-Sauerbruch-Straße, 17475

Greifswald, Germany

b Department of Molecular and Medical Virology, Ruhr University Bochum, Universita¨tsstrasse 50, 44801 Bochum, Germany

Currently, the emergence of a novel human coronavirus, SARS-CoV-2, has become a global health concern causing severe respiratory tract infections in humans. Human-to-human transmissions have been described with incubation times between 2-10 days, facilitating its spread via droplets, contaminated hands or surfaces. We therefore reviewed the literature on all available information about the persistence of human and veterinary coronaviruses on inanimate surfaces as well as inactivation strategies with biocidal agents used for chemical disinfection, e.g. in healthcare facilities. The analysis of 22 studies reveals that human coronaviruses such as Severe Acute Respiratory Syndrome (SARS) coronavirus, Middle East Respiratory Syndrome (MERS) coronavirus or endemic human coronaviruses (HCoV) can persist on inanimate surfaces like metal, glass or plastic for up to 9 days, but can be efficiently inactivated by surface disinfection procedures with 62e71% ethanol, 0.5% hydrogen peroxide or 0.1% sodium hypochlorite within 1 minute. Other biocidal agents such as 0.05e0.2% benzalkonium chloride or 0.02% chlorhexidine digluconate are less effective. As no specific therapies are available for SARS-CoV-2, early

containment and prevention of further spread will be crucial to stop the ongoing outbreak and to control this novel infectious thread.

FULL TEXT

https://www.journalofhospitalinfection.com/article/S0195-6701(20)30046-3/fulltext

PDF

https://www.journalofhospitalinfection.com/article/S0195-6701(20)30046-3/pdf

March 29, 2020 at 10:29 am

CORRESPONDENCE – Aerosol and Surface Stability of SARS-CoV-2 as Compared with SARS-CoV-1

N Engl J of Medic March 17, 2020

A novel human coronavirus that is now named severe acute respiratory syndrome coronavirus 2 (SARS-CoV-2) (formerly called HCoV-19) emerged in Wuhan, China, in late 2019 and is now causing a pandemic.1 We analyzed the aerosol and surface stability of SARS-CoV-2 and compared it with SARS-CoV-1, the most closely related human coronavirus….

FULL TEXT

https://www.nejm.org/doi/full/10.1056/NEJMc2004973?query=RP

PDF

https://www.nejm.org/doi/pdf/10.1056/NEJMc2004973

March 29, 2020 at 10:26 am

Older Posts


Calendar

August 2020
M T W T F S S
 12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930
31  

Posts by Month

Posts by Category